viernes, 5 de febrero de 2016

260 – Pico de Feniás (Intento fallido de ascensión). (Baños de Panticosa - Huesca)




Ruta realizada: Lunes,  01 de Febrero de 2016

Itinerario:
Baños de Panticosa (Refugio Casa de Piedra) – Mallata Baja de las Argualas – Circo de Argualas – Baños de Panticosa.




                                                                        Circo de Argualas, pirineo hoscense.




Raúl y Javier.


            Ante la escasez de nieve por nuestras más cercanas montañas de la Cordillera Cantábrica, Raúl y yo nos hemos decidido a viajar hasta el Pirineo con buenas ganas de desarrollar por ahí alguna actividad con más garantía de nieve para los esquís de travesía. Sabemos que a pesar de las fechas en que nos encontramos, también en estas montañas la nieve se encuentra bastante alta y por ello hay que apuntar hacia objetivos en los que poder iniciar a partir de una buena altitud que se gane con el coche. Y con esta idea nos decantamos por el entorno de Baños de Panticosa (alt. 1637m), zona muy visitada por nosotros en temporadas pasadas.
            Baños de Panticosa se halla ubicado en un rincón espectacular encajonado entre laderas escarpadas, con lo que cualquier ruta que se realice desde este lugar obliga a superar las mismas utilizando sendas de acceso que nos sitúen sobre las zonas superiores desde las que poder disfrutar de soberbios ambientes de alta montaña.
            El objetivo que nos hemos propuesto nos lleva a tomar la senda que en dirección Oeste asciende hasta la Mallata Baja de las Argualas. No nos libramos de tener que llevar los esquís sobre la mochila para alcanzar este lugar, que conseguimos después de 35’ de porteo. Afortunadamente, a partir de ahí ya tenemos buen volumen y continuidad de la deseada nieve. La Mallata Baja de las Argualas (1873m) es paso obligado para ascender entre otros al Garmo Negro, que seguramente sea la cumbre más visitada en esta orientación. También nosotros le hemos ascendido en varias ocasiones y para cambiar, hoy nos dirigiremos hacia otro interesante objetivo inédito para nosotros, y que no es otro que el Pico de Feniás. Para ello seguimos el valle que sale por la izquierda hacia el circo de Argualas.
            Es lunes y por tal motivo no es un día en el que vayamos a coincidir con muchos montañeros practicando nuestra afición invernal favorita. En  Baños de Panticosa hemos saludado a alguno que se dirigía hacia la zona del Baciás y alguien más también hacia Garmo Negro. Incluso hay quien se queda abajo practicando el esquí de fondo en el circuito preparado para tal fin. Por el valle que hoy nos movemos somos sus únicos visitantes, con lo que respiramos un ambiente de gran soledad.
            El cielo despejado favorece a que destaque la belleza de estas montañas mostrándonos sus esbeltos perfiles y laderas tapizadas con nieve. Es fascinante. Avanzamos con los esquís primeramente sobre terreno suave hasta que, dejando a nuestra izquierda el pequeño valle que se forma a partir de los ibones de Ordicuso o de las Ranas, el itinerario nos obliga a superar unas pendientes de cierta exigencia hasta situarnos en la Hoya de los Fornés (2328m). Pasada ésta, a continuación tenemos otra exigente subida de unos 300 metros de desnivel que, sin respiro, obliga que nos tengamos que emplear a fondo durante casi una hora hasta situarnos sobre un promontorio (2645m), magnífico balcón para disfrutar del circo de Argualas y las montañas que lo forman. Aquí nos detenemos, pues obliga un necesario y merecido descanso. Reponemos fuerzas mientras admiramos el paisaje de grandes montañas que tenemos a la vista, recorriendo visualmente el cordal que abarca desde el Pico de Argualas (3044m) a nuestra derecha hasta el Pico de Feniás (2835m) a nuestra izquierda, siendo éste último el que traemos como objetivo principal en la ruta de hoy.
            Mientras descansamos observamos detenidamente la ruta de acceso al Pico de Feniás a través de su collado Norte (2788m) y vemos que la canal obligatoria que hay que superar para alcanzarle queda en permanente sombra proyectada por el propio Feniás. Este hecho supondría que el descenso esquiando sería un poco comprometido dado el estado de la superficie de la nieve, que sin recibir el calor del sol no transforma los sucesivos rehielos. No resulta nada cómodo esquiar las nieves de superficie helada como comprobaremos minutos más tarde cuando bajemos desde la posición a la que hemos llegado. Pasamos unos minutos valorando sobre si continuar o no. Finalmente decidimos abortar la ascensión al Pico Feniás conformándonos con haber llegado a este promontorio pudiendo disfrutar de la tranquilidad que nos depara este bonito lugar. Quizá más tarde nos arrepintamos de no haber sido un poco más decididos para superar los 200 metros de desnivel que nos quedaban hasta la cercana cumbre.
            Tras la decisión tomada, Raúl se anima a esquiar por el barranco Losera de orientación Sur y disfruta de un corto descenso de unos 200 metros de desnivel mientras yo le espero. Cuando vuelve a mi encuentro, ya emprendemos el descenso definitivo dejando atrás el espectacular circo de Argualas sin haber ascendido la montaña de Feniás que nos había traído hasta aquí. Otra vez será. Si hay un próximo intento, que sea en condiciones más favorables para no asumir riesgos no deseados.
            Tal y como habíamos imaginado, el descenso esquiando por algunas de las laderas que anteriormente habíamos subido, no nos ofrecen demasiadas satisfacciones, sobre todo si nos dirigimos a las más sombrías. La superficie de hielo que no ha recibido suficiente sol que la transforme  no favorece realizar los giros con confianza. Por ello, tratamos de dirigirnos hacia las laderas más soleadas que, éstas sí, se dejan esquiar con suficiente confianza.
            Esquiamos hasta la Mallata Baja de las Argualas y ahí se termina también el descenso con los esquís. Hay que cargarlos sobre la mochila y continuar andando por la senda que nos vuelve a Baños de Panticosa donde damos por finalizada la ruta de hoy.




Tiempo total dedicado a la ruta: 7,15’ horas.  (incluyendo una hora en el circo de Argualas).
Desnivel acumulado de subida: 1000 metros
Climatología: Día despejado con gran disfrute visual de las montañas del entorno. Temperatura primaveral. Calor.


                                          Plano y referencias tomados del servicio IGN.
(Traza en rojo, la subida. Traza marrón, ascensión fallida al Feniás. Traza en azul, descenso.)


Veamos el testimonial gráfico  de la ruta.


La superficie del entorno de Baños de Panticosa está cubierta por capa de nieve y hay abierto un circuito para practicar esquí de fondo, tan bien aprovechado que su longitud alcanza hasta los 5,5 kms.


Dejando abajo Baños de Panticosa, con sus instalaciones, edificios termales, lago, refugio de montaña “La casa de Piedra”, circuito de esquí de fondo… tomamos la senda que nos conduce hasta la Mallata Baja de las Argualas. Esta senda salva un desnivel de algo más de 200 metros y a esta fecha no ofrece continuidad de nieve. No queda más remedio que portear los esquís sobre la mochila.
Al poco de iniciar la subida, pasamos junto a este edificio que cobija la “Fuente de la Laguna” (Así lo menciona el cartel”.


Tomando un poco de altura, así vemos Baños de Panticosa.


Asumimos que para llegar hasta la nieve obliga este porteo.


La senda nos sitúa en la Mallata Baja de las Argualas y ya se nos olvida el obligado esfuerzo que nos ha supuesto llegar hasta aquí.
Qué bonita imagen con las montañas del Macizo de las Argualas!.


De la Mallata Baja de las Argualas parte la frecuentada ruta de ascensión al Pico Garmo Negro así como a los Picos del Infierno. Pero nosotros hoy elegimos otro itinerario con idea de ascender al Pico de Feniás.


Llegamos a la confluencia de dos valles. El que llega por la izquierda asciende hacia los ibones de Ordicuso o de las Ranas. Nosotros remontaremos por la derecha pasando poco más arriba por la Hoya de los Fornés.


En la imagen vemos el valle de los ibones de Ordicuso que dejamos a nuestra izquierda.


Parece que lo lógico sería entrar por la canal que se aprecia enfrente. Pero la trazada que seguimos, marcada por otros esquiadores en días anteriores, remonta por la ladera de la izquierda.



Muy bonita la imagen que vemos hacia atrás con las montañas de Serrato, Batanes y Baciás que quedan a la otra parte de Baños de Panticosa.



Peña Gabarda queda a la izquierda del valle por donde vamos.



Tras superar estas primeras laderas alcanzamos la Hoya de los Fornés. Un corto respiro antes de meternos en las fuertes pendientes que tenemos enfrente.
Iremos hacia el paso más soleado de la derecha.




Abajo queda la Hoya de los Fornés. Al fondo, las montañas de Baciás, Brazato, Serrato y otros…



Momentos de las exigentes rampas antes de alcanzar el circo de Argualas.



Pico de Argualas.



Entorno del circo de Argualas. Muy bonito!.



Pico Feniás que cierra el circo por la izquierda.



Raúl me espera en este promontorio donde tomaremos un necesario y merecido descanso.



Desde el promontorio vemos hacia el Sur la ubicación de las pistas de esquí de Panticosa bajo la Sierra de Tendeñera.



Hacia el Este, un grandioso conjunto de montañas. Ahí vemos el Macizo de Vignemale que asoma por detrás de los Picos de Batanes. Luego están Baciás, Brazato, Serrato y al fondo las montañas de Monte Perdido.



Acerco con el zoom la zona de Baciás que hemos visitado en varias ocasiones en el pasado. Podría ser objetivo para el segundo día de nuestras dos previstas jornadas pirenaicas…



Mientras descansamos, la cámara registra el recuerdo testimonial.



Muy atractivo el pico Feniás. Es el objetivo que traemos, 200 metros por encima de donde estamos. La ruta de acceso hasta el collado está sombreada y la nieve no recibe el calor del sol para transformar y ofrecer luego un agradable y seguro descenso esquiando. Se nos presentan dudas sobre si continuar o no. Finalmente lo descartamos. No asumiremos riesgos.



Como alternativa al pico Feniás observamos la posibilidad de ascender esas otras palas soleadas hacia la cresta del circo. Laderas quizá demasiado exigentes. También lo descartamos.



Enfocando hacia el barranco Losera de orientación Sur sobre el que Raúl se da el gusto de esquiar unos 200 metros de desnivel mientras yo me quedo esperando arriba en el promontorio.



 Damos por finalizada nuestra estancia en el circo de Argualas y emprendemos el descenso esquiando las laderas que anteriormente habíamos subido.




Hasta la Mallata Baja de las Argualas donde debemos portear de nuevo los esquís para descender la senda que nos vuelve a Baños de Panticosa.

Así terminamos la ruta de hoy y nuestro rápido paso por el Pirineo.
Teníamos intención de gastar un día más con otra ruta, pero un imprevisto nos ha hecho regresar a Burgos antes de lo esperado.


viernes, 29 de enero de 2016

259 –Pico Humión - Peña Horcada. (Montes Obarenes - Burgos)



Ruta realizada: Domingo, 24 de Enero de 2.016

Itinerario:
Orbañanos – Peña Horcada (Pico Flor) – Portillo de Jarrillas – Pico Humión (La Cotorra) – San Pedro – Peña Aguda – Orbañanos.




                                                                  Pico Humión (Montes Obarenes)


Elías y Javier.


            Nueva visita a los Montes Obarenes siendo en esta ocasión nuestro objetivo principal el Pico Humión. Para ello nos acercamos hasta el pueblo Orbañanos en el valle de Tobalina por donde transcurre el río Ebro parcialmente embalsado en este valle por la presa de Sobrón.
            Dejando el coche en Orbañanos (609m) seguimos el itinerario marcado “PRC-BU 111”. Primero es por camino ancho que sale junto al cementerio hacia el Sur y a los pocos metros deja atrás el depósito de aguas. Luego hay una nueva caseta de captación de agua junto al arroyo Correo. Poco más adelante, un poste indicador nos marca el desvío que hemos de tomar hacia la izquierda del camino, siendo ahora una clara senda con esporádicas marcas de pintura que confirman el correcto itinerario hacia el portillo de Jarrillas. La senda discurre en mantenida pendiente de subida mientras se abre paso entre el bosque con predominio de boj entremezclándose pinos, hayas, y otras numerosas especies arbóreas.
            Al inicio de la ruta hemos dejado Orbañanos y el valle de Tobalina entre la niebla. Conforme vamos ganando altura la niebla queda abajo y es un amplio “mar de nubes” lo que podemos contemplar cuando miramos hacia atrás. Entre el mar de nubes sobresale el cordal de la Sierra de Arcena que delimita el valle por el Norte.
            Cuando nos lo permite el bosque, mirando hacia nuestra derecha podemos ver claramente la montaña de Humión todavía bastante elevada, ya que los 850 metros de desnivel desde Orbañanos no se ganan tan rápido. Finalmente, la senda deja atrás el bosque y continúa su ascenso ganando altura hacia el Portillo de Jarrilla y posteriormente al Pico Humión que se encuentra al Oeste del Portillo.
            Hacia el Este del portillo se encuentra Peña Horcada (denominada también Flor) y no desestimamos la posibilidad de coronar primeramente esta cumbre con lo que aprovecharíamos un poco más nuestra excursión de montaña. Abandonamos la senda y remontamos en diagonal ascendente hasta situarnos sin excesiva exigencia en el vértice geodésico de Peña Horcada (1.338m).
            Las panorámicas que se alcanzan desde esta cota pueden ser muy amplias aunque hoy lo que predomina es el mar de nubes que cubre todo el entorno. Pese a ello, además de la Sierra de Arcena, sobresaliendo por encima de las nubes podemos identificar hacia el Norte los montes Gorbea y Amboto. Mirando hacia el Este también alcanzamos a ver la Sierra de Toloño (La Rioja). Hacia el Sur, muy próxima está la Sierra de Pancorbo y alejada distinguimos la Sierra de la Demanda. Al Oeste es el cercano Pico Humión que nos invita a que le encumbremos a continuación.
            Descendemos por la amplia loma hasta el Portillo de Jarrillas (1.266m) para luego acometer la subida final hasta el Humión, que no resulta demasiado exigente aunque sí un poco larga, no en vano son 3,5 kms la distancia entre ambas cumbres. Caminando sobre el borde izquierdo, se puede contemplar el amplio circo de Humión orientado al Sur y que alcanza hasta el pueblo de Cubilla de la Sierra desde donde también se puede acceder a esta montaña. Siguiendo la larga línea de cortados de roca hasta la misma cumbre hace que la subida resulte más amena.
            El Pico Humión (también denominado La Cotorra) - (1.437m) nos recibe con una destacada torreta metálica culminada con una cruz. Además de un par de buzones de cumbre, nos llama la atención las numerosas placas con diversas inscripciones que se hallan fijadas a las rocas del suelo.
            Observando el entorno, a nuestros pies tenemos el valle de Tobalina  ahora limpio de nieblas. El río Ebro se abre paso entre el amplio valle en el que se encuentra la central de Garoña en uno de sus meandros. La Sierra de Arcena protege el valle por el Norte. Orbañanos, punto de partida de nuestra excursión, también merece que nos fijemos unos instantes en su entorno. El mar de nubes sigue extendiéndose por el horizonte pero sobresaliendo sobre ellas podemos llegar a identificar los montes de Valnera, de Campoo e incluso las montañas Palentinas. Desde el monte Humión sigue el cordal hacia el Oeste llegando prácticamente hasta la ciudad de Frías desde donde parte la “Senda del Gitano”, otro interesante itinerario de acceso a Humión. A corta distancia, siguiendo el cordal Oeste se encuentra la interesante cota “Talos Somos” (1.409m) que no nos la proponemos para hoy, dejándola para otra ocasión.
            Permanecemos un largo rato sobre la cumbre y comentamos las opciones de regreso. Lo más cómodo y seguro sería volver por el mismo itinerario de subida, pero siempre nos gusta reconocer otras alternativas y completar en lo posible recorridos circulares. Vemos posible  descender por la ladera Norte que baja de la cumbre en dirección a la Peña San Torcaz (1.063m) y su collado contiguo (1.033m). Luego seguiríamos por el valle natural hacia la lagunilla de San Pedro donde tomaríamos el camino que pasa junto a la destacada aguja “Peña Aguda” y llega a Orbañanos. Tomada la decisión, vamos a ver qué tal se nos da la aventurilla.
            Descendemos por la derecha de la amplia ladera evitando la zona de rocas que quedan a la izquierda. Aunque  la pendiente es bastante fuerte, con un poco de cuidado podemos ir descendiendo sin mayores problemas. No vemos que haya ningún trazado de senda por esta ladera. Así que lo bueno y emocionante llega cuando nos introducimos entre la espesura de bosque, mayormente de boj, siendo incómoda la progresión al tener que ir abriéndonos paso entre arbustos y vegetación espesa, intentando dirigirnos correctamente hacia las referencias que habíamos tomado desde arriba. Salvamos la situación con calma logrando descender hasta situarnos por debajo de la Peña San Torcaz que queda a nuestra derecha. Tras haber perdido mucho desnivel, coincidimos con unos jitos que delatan el trazado de un itinerario y siguiéndoles, ya podemos avanzar con la tranquilidad que nos ofrece una senda más cómoda que va tomando cuerpo a medida que avanzamos entre el bosque. La senda/camino desemboca en un cruce de caminos cercano a la pequeña laguna de San Pedro que se nos pasa desapercibida. La que no podemos ignorar es la Peña Aguda, característica aguja que también habíamos tomado como referencia desde arriba. En el cruce de caminos tomamos el de la derecha que pasa junto a la mencionada aguja. Siguiéndole vamos seguros hasta Orbañanos coincidiendo poco antes con el trazado del inicio de ruta.
            Así damos por finalizado este atractivo paseo de montaña.

Tiempo total dedicado a la ruta: 6,30’ horas.
Desnivel acumulado de subida: unos 900 metros
Distancia recorrida: unos 9,75 kms
Climatología: Niebla cerrada al inicio de la ruta. Luego queda por debajo y disfrutamos de cielos despejados. Buena temperatura. Mar de nubes desde las cumbres.




                                  Plano y referencias tomados del servicio IGN.

 

Veamos el testimonio gráfico  de la ruta.



Hemos aparcado el coche pasadas las últimas casas del pueblo junto a este panel informativo.


La ruta de subida a Humión está señalizada, pero la información se puede prestar a equívoco. Según leemos, podría entenderse que este monte se halla a 10 kms de distancia pero más bien esta cifra será ida/vuelta.



Salimos por el camino que deja el cementerio a la izquierda.


También dejamos a nuestra izquierda este depósito de agua. La ruta sigue el camino de frente.


Más o menos 500 metros desde la salida hay que tomar el desvío de la izquierda como señala el poste indicativo.


Sigue un marcado sendero que se introduce entre el bosque principalmente de boj.


La humedad de la niebla se pega al tejido de la araña.



 
Sin que se presenten dudas, la ruta sigue muy evidente por la bien formada senda.



Llama la atención esta aguja rocosa cerca de la senda.


Hemos iniciado la ruta con niebla y según vamos ganamos altura ésta se queda abajo en el valle. El mar de nubes cubre el valle de Tobalina.


Mirando de nuevo hacia el valle con su mar de nubes. Sobresale el cordal de la sierra de Arcena.


Seguimos la buena senda de Humión.



Mirando hacia la montaña de Humión. El morro inferior de roca a la derecha es la Peña San Torcaz.


Se va disipando la niebla del valle. Podemos ver el curso del Ebro. En la parte superior de la imagen San Martín de Don y abajo Orbañanos.


Hemos abandonado la senda que continúa hacia Humión pues deseamos coronar primero la Peña Horcada (denominada también Flor) al Este de Humión.


Enfocando de nuevo hacia el valle donde aparece la central de Garoña.


Elías sobre la Peña Horcada, vértice geodésico. Al fondo Pico Humión.


Buzón de cumbre de Peña Horcada.


Hacia el Norte vemos el monte Gorbea que acerco con un poco de zoom.


También hacia el Este sobresale entre la niebla la Sierra de Toloño (La Rioja).


Acerco también con zoom la Sierra de la Demanda destacando San Lorenzo.


Descendemos al amplio portillo de Jarrillas encaminándonos hacia el Pico Humión del que nos separan 3,5 kms.




Mar de nubes del que sobresale parte de la Sierra de Pancorbo. Al fondo, la línea de cordales de la Sierra de la Demanda. Por debajo de la niebla intenta aparecer Cubilla de la Sierra.



Caminando por el borde de roca resulta más entretenida la ascensión. A la izquierda la cuenca del circo de Humión.


Otra imagen con el mar de nubes, la Sierra de Pancorbo y al fondo la Sierra de la Demanda.



Una mirada hacia atrás con el perfil que llega hasta Peña Horcada.


Llegando a la cumbre de Humión.


Buzón de cumbre


Además de un par de buzones, hay numerosas placas con diversas inscripciones fijadas a la roca del suelo.





Elías leyendo la placa entre el armazón de la cumbre.




Hacia el Oeste, desde Humión se alcanzan a ver los montes de Valnera, de Campoo e incluso las montañas Palentinas. Hoy con la niebla no lo podemos ver bien definido.
En la continuidad del cordal, ahí próximo está la cima “Talos Somos”.


Testimonial en la cumbre de Humión.


Orbañanos al pie de Humión.


Valle de Tobalina y la central de Garoña.


Por no volver siguiendo el mismo itinerario de subida, nos aventuramos a bajar por la ladera Norte de la montaña.

 Evitamos la zona de roca.



La aventura nos lleva a pelear con la espesa vegetación, pues por aquí no encontramos una cómoda senda.





En la parte inferior, después del laborioso descenso, coincidimos con algunos jitos y lo que parece un trazado de senda que no aparenta estar muy frecuentada.



La senda se convierte en camino más ancho. Mirando hacia atrás, en la foto vemos la Peña San Torcaz.


Agrestes agujas en la ladera Norte de Humión.



Última mirada hacia Humión y su cara Norte. Nuestro descenso ha sido más o menos por la izquierda de la imagen.


Llegamos a un cruce de caminos en las inmediaciones de la pequeña laguna de San Pedro que se nos pasa desapercibida.
La destacada aguja Peña Aguda junto a la que pasamos es una muy buena referencia para no despistarnos.


Ahora el camino nos conduce sin equívoco hacia Orbañanos.


Enlazamos con la primera parte del itinerario de subida.


Orbañanos.





Ruina de la iglesia de San Juan vinculada a un antiguo monasterio del siglo IX